ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Anjin el rônin; Rônin [Anjin]

Ir abajo 
AutorMensaje
Anjin

avatar

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 16/06/2011

MensajeTema: Anjin el rônin; Rônin [Anjin]   Sáb Jun 18, 2011 4:29 am

Nombre de Habbo: Anjin
Nombre de Personaje: Anjin
Sexo y Edad: Hombre, 23 años
Psicología del personaje: Dejado y egocentrico. Desde que dejo las islas Ryukyu es un indisciplinado borracho.
Hospedaje: Mito
Profesión: Rônin
Descripción física:



Biografía (Opcional): En proceso...



_________________________________________________________________________________________


Tres tragedias




Satsuma ha fallecido. Asi lo anunció el primer conserje ,del clan Satsuma, desde el balcón principal del templo real, en la isla Okinawa (La mayor de las islas Ryukyu). El pueblo, que se extendía por todo el patio principal del templo, atendía las palabras de aquel hombre que con mucha tristeza anunciaba la muerte de Satsuma, del clan Satsuma, Feudal y máxima autoridad en las islas Ryukyu.

Las islas Ryukyu era un archipielago de 9 islas, de las cuales la principal es Okinawa. Era un reino pacifico, conformado en su mayoría por Samurai. A pesar del gran poder militar que tenia no participaba en guerras, posiblemente para mantener el poder del único clan. Pero no siempre fue un reinado de samurai, antes de la llegada del clan samurai Satsuma, era un pueblo compuesto por aldeanos en su mayoría al que le prohibieron la pertenecia de armas, por ello fue más facil invadir las islas. Rápidamente se crearon las Gusuku (Fortalezas) y se reclutaron nuevos soldados para aprender el arte samurai. Se protegieron las islas y desde ese entonces fue la única batalla que hubo en aquellas islas. Es más, fueron pocos los que fueron en contra de la invasión, al no tener armas.
El pueblo vivia bajo la dinastia Satsuma, pero eran tiempos dificiles en el campo, y el clan Satsuma no dejó que nadie pasara hambre.
Las islas Ryukyu seguián siendo un reino pacifico pero ahora militarizado. Tras la muerte del respetado General Satsuma los aldeanos se preguntaban que iva a ser de las islas Ryukyu. Como todo governante dejó su legado a su primer hijo Izune. Izune no era tan respetado como su padre:Se había ganado la fama de mujeriego, alcoholico y derrochador. Nadie lo tomaba en serio, pero poco tardó en presentarse como el nuevo señor de las islas de Ryukyu. Se dio apoyo de sus 3 hermanos para governar las islas, pero de nuevo olvidó su rango y volvió Izune el alcoholico.




Los campos de arroz estaban desnutridos, los aldeanos morian en epidemias e incluso muchos de los samurai perdieron la confianza en su señor...





En alguna taberna de Miyako

—¿Reunir a los ejercitos? Son samurai, aun respetan el código...—

—¿Que código? El código desapareció con Satsuma, creo que es la primera vez que veo tantos ronin. Si el resto de samurai no ha dejado su puesto, es por el dinero.—

— Vale, partamos del punto en el que logramos reunir a todos los ronin y samurai: ¿Quien se quedaría en el poder? Habría otra guerra aun más sangrienta.—

—El poder para quien lo quiera, no tengo intención de derramar sangre por ello. Ya es hora de que el clan Satsuma agueque el ala. No hemos desenvainado nuestras armas en años, solo nos querian inculcar la disciplina samurai para tenernos mas controlados, ¿Aun os lo tengo que decir?—

—Ah, asi que es eso, solo quieres derramar sangre. Siempre estás con lo mismo, Uuesugi.

—Tiene razón, ya es hora de ...— Observa al hombre que entra a la taberna.
—¿Pero que *%$&\? Anjin que haces ahi, entra.—


Anjin, antes de dar un paso y sin decir ni una palabra, cae. Se puede observar que en su espalda hay 3 flechas. Los camaradas los ecogen mientras que Uuesugi investiga lo que ocurre en las calles.
Observa la aldea en llamas:

La rebelión ha comenzado.



Las calles inundadas de samurai de la oposición contra los defensores de la dinastia Satsuma, defensores del reinado de Izune, bañados en sangre y fuego. Las aldeas estaban sucumbidas en el caos: Columnas de humo y llamaradas, niños,mujeres y ancianos corrian por intentar salvarse, chasquidos de metal, hombres caidos que con su ultimo aliento aun intentaban matar.

—¡¡Cerrad la taberna!!— Gritó Uuesugi, mientras sus compatriotas llevaban a Anjin sobre una mesa.

Después de entablar las ventanas y puertas, la banda se quedó en silencio observando el cuerpo de Anjin sobre la mesa, con 3 flechas en su espalda, desangrandose poco a poco. Nadie sabía que hacer ni que decir.
Entre los clientes de la taberna que estaban bajo las mesas, apareció un hombre de 60 años aproximadamente.

—Y..yo..yo—
—¿Pero que quiere decir? Vuelve a tu mesa viejo.—Dijo Roubi con cierto desprecio.
El viejo volvio a hablar: —Soy médico.—
Uuesugi se giró bruscamente, caminó hacia el médico llevandoselo cogido por el cuello hacia Anjin.
—¡Cura!—
El temoroso anciano pidió unas gasas, algo afilado y más trapos.
— Tres flechas, esto llevará mucho tiempo.— dijo el anciano, con la mirada seria de Uuesugi.

La tarde se estaba haciendo larga, la banda de Uuesugi en una mesa tomando sake, el médico extrayendo flechas, los dueños atemorizados en el almacén y la clientela bajo las mesas. No se escuchaban apenas ruidos, incluso hubo un momento que la calle parecía estar tranquila.
Anochecía.

—¿Como vas, ha muerto ya?— Preguntó Sagesu (Miembro de la banda Uuesugi) al médico.
— Me falta una flecha y un poco de sake.— Contestó el médico.

—Sake, ¡Menudo borracho!—

Uuesugi, ya borracho, miró con el ceño fruncido a Sagesu:
—¡Dale todo lo que necesite rata!—

—Está bien está bien, ya voy.—

Volvió el silencio. Sagesu se dirigió al almacen, detrás de la barra.

Abriendo la puerta del almacén — Que calladitos estais aqui, me pregun...— Una flecha atravesó la vieja madera. Rápidamente Sagesu se percató que la pareja de viejos, los dueños del local, habían dejado pasar a los samurai de Satsuma por la puerta trasera del almacén. Dió tres pasos atrás y avisó a sus compañeros:

—¡Están aqui!—
—¿Ehh?— Contestó el borracho Uuesugi.

La camarera fue a la cocina. El resto cogieron sus armas y se prepararon para el encuentro.

—Somos cuatro contra una docena, no saldremos de esta..—
—¿Cuatro? Uuesugi está borracho, creo que aun no se ha dado cuenta que está pasando—
—¡Joder!—

De nuevo silencio, Uuesugi dormiendo, el médico volvió bajo las mesas y Anjin encima de una mesa llena de sake con una flecha medio extraida. El resto de la banda: Sagesu, Ishida y Asuma empuñando sus katanas, observando la puerta del almacén.


...



Silencio
Silencio
Silencio

—¡¡Ahhh!!¡No puedo aguantar más! ¡Voy hacermelo encima!— Gritó un hombre bajo las mesas.
Los tres espadachines se giraron y de pronto:

—¡AAAHH! ¡IKUSO!— La puerta del almacen se abre de una patada, empezando a emanar samurai de ella.

Gritos de la clientela y el sonido del metal, despertaron a Uuesugi. Los samurai avanzaron a la taberna. El primero de los samurai se llevó un mandoble a la cara de Uuesugi:

—¡Almenos respeta la hora de dormir!—

De nuevo el caos, los samurai ivan cayendo ante la banda de renegados.

—Jajaja, nos han enviado un escuadrón de novatos, hará falta un poco más para derribarnos.— Pronunciandose Asuma en medio de la batalla.

A lo que respondió Sagesu burlón: —Jaja, concentrate Asuma, que no eres tan bueno—

Y en ese momento la cabeza de Asuma empezó a rodar debajo de las mesas.

Fuera de la taberna se podian escuchar los choques de las katanas y los lamentos de los caidos.

Después del encuentro...

—Creo que no falta nadie.— Dijo Uuesugi rematando al ultimo samurai.

—Ire a mirar al almacen..¿Me cargo a los dueños?— Ishida preguntando a Uuesugi.

—Haz lo que quieras con ellos.— Contestó Uuesugi.

— Uhmpf... Asuma....— dijo Uuesugi cogiendo la cabeza.

—¡¡Uhg!! ¡Cabrón!— Se escucha desde el almacén.

El ultimo samurai entró a la taberna desde el almacen huyendo de Ishida. Sagesu desenvainó su katana al verlo, pero poco tardó la camarera salir de la cocina con un cuenco de aceite hirviendo. Quemó al samurai y Sagesu le dio el golpe de muerte.

—Por fín tranquilos, joder. ¿Has acabado con los dueños?

El aceite se extendio por el suelo e inicio una fatal cadena de sucesos. La taberna comenzó a arder y los clientes, que aun se encontraban bajo las mesas, salieron corriendo por el agujero que abrió Uuesugi por la vieja madera. La banda huyó.

Entre la madera ardiendo se encontraba Anjin, que despertó. La primera imagen que vio fue la mesa llena de sake, con el resto de la taberna en llamas.

— Joder, sake.— Todos los vasos vacios. — Se sentó encima de la mesa con molestias en la espalda. — ¿Que tengo aqui?— Se agarró la flecha y se la extrayó. —¡Mierda!— Observó la flecha y la lanzó al suelo. Volvió a levantar la mirada.
— Uff, que calor, será mejor salir de aqui.—

Con dificultades salió de la taberna. Alli fuera, la banda estaba arrestada en unas celdas moviles, rodeados de los samurai de Satsuma. Los habían cogido.

Anjin, observando el panorama:

—Mierda, me tube que quedar en la taberna.—

Oscuridad

—Se escuchan las olas, desde la bodega del barco. Nos movemos.— Dijo Uuesugi.

En celdas de dos personas, cansados y derrotados, la banda descansaba de aquel fatidico día. Había más prisioneros en al barco. Muchos heridos, incluso sin algunos miembros de su cuerpo.

—¿Nos van a matar? Por que no lo han hecho ya.
—Quien diablos son el clan Satsuma? Viviamos en paz, hasta que vinieron—
—Agua, necesito agua—

Se escucharon pasos sobre las escaleras, era un soldado:

—¡Callaos maldita sea!—

Volvió el silencio...






— Que hambre...— Se quejaba Ishida.

— Pues como no caces ratas..jajaja— Le contestó Uuesugi.

Pasaron horas, y llegaron a su destino: La isla de Okinawa. Alli se reunian la mayoría de samurais que apoyaban a Izune y al clan Satsuma.

De nuevo los samurais de Izune transportaron las celdas, pero esta vez a los calabozos de la fortaleza de la isla de Okinawa. Dentro de la fortaleza se hayaba un gran patio, en el centro el templo. Los calabozos subterraneos estaban contruidos a base de piedra y metal, donde los prisioneros planeaban escapar de cualquier modo.
Alli en los calabozos dejaron a todos los prisioneros que transportaron con aquel barco, incluida la banda de Uuesugi. A los miembros de la banda los encarcelaron en distintas celdas por seguridad.

De nuevo oscuridad.

Aqui no eran todo llantos y quejas. Algún grupo de prisioneros se dedicaba a investigar como podrían escapar de aquel lugrube lugar. Los calabozos no eran más que unas cuevas subterraneas, simplemente habian dos opciones: Picar o engañar al guardia de turno. Relativamente, picar era la opción más fácil pero no tenian ni un simple palo. Uno de los compañeros de celda de Anjin, llevaba los muñones de los dedos heridos, pero tan solo consiguió raspar la pared.

—Esto es un infierno... Nos dan de comer como a los perros, nos tratan como ratas. ¿Por que no hemos muerto ya?— Dijo el tembloroso "Muñones sangrantes".

—Ahh..Deja de quejarse, solo molestas. Haz algo útil. Pero útil de verdad...Los libros no sirven para nada. Puto muñones sangrantes.— Se quejó otro.

—Los libros sirven para que la gente lea y se entere de lo que está pasando en el mundo. Es algo mucho más importante que arrancar cabezas y beber sake. ¿Por que asi es como te cogieron a ti no, borracho?— Contestó "Muñones sangrantes".

— ¡TE VOY A MATAR! ¡Ven aqui sucio bastardo!— Gritandole y corriendo hacia el escritor.

Un par de prisioneros pararon los pies al agresivo Aki. Desde el fondo de la celda se escuchaba la grave voz de un hombre decir:

— Guarda tus fuerzas para la verdadera batalla.—

Este hombre, Atsuchi, fue uno de los primeros prisioneros de las celdas. Fue el mediador y por ello tomado como el "jefe". Pero aún así, la respuesta de Aki:

— ¿Que Batalla? ¡Estamos muertos! ¡No digas tonterias solo por que todos te toman como el jefe de unas putrefactas cuevas!—

— ¿Entonces por que si estamos muertos sigues molestando?—

Tras las palabras de Atsuchi, el silencio volvió. Las cuevas parecian estar ausentes ante el resto del mundo, los prisioneros tirados en el suelo callaban, algunos moribundos o muertos.

Anjin se urgaba las heridas de la espalda mientras recordaba aquellos años de servicio como samurai.

—Que facil sería ahora.—

Las heridas aun no estaban cerradas por eso es que en una de ellas notó una astilla. Poco a poco, con dolor, iva extrayendo aquella madera que aun quedaba en su espalda. Sacarla fue más díficil de lo que parecía pues era una punta de flecha. Un objeto como ese era tan útil en una celda. ¿Para rasgar la pared? Toda expectativa desapareció. Era una simple punta de flecha.



(Continuará...)


Última edición por Anjin el Lun Jun 20, 2011 7:03 pm, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tetsu
JF
JF
avatar

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Anjin el rônin; Rônin [Anjin]   Sáb Jun 18, 2011 8:27 am

Vaya, muy buena narración, me gustó. Espero la continuación, recuerda que debes aclarar cuando desees, como y cuando llegaste a Mito. Y... eres Rônin, pero necesitarás armas para poder luchar.

Ficha válida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://japonfeudal.rpgwars.net
 
Anjin el rônin; Rônin [Anjin]
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Japón Feudal :: Out Of Character :: Puerto de Mito :: Fichas de Personaje-
Cambiar a: